Estas Casas Tienen Su Historia

Nuestras casas por dentro

El programa Casas Distritales de Cultura, inicialmente denominado Casas Comunales de Cultura, surgió en Barranquilla como un anhelo del sector cultural que comenzó a materializarse a principios de la década de los noventa, concebido como un escenario adecuado para desarrollar procesos de formación y sensibilización artística, así como una estrategia para estimular una mayor participación de las comunidades locales en la vida cultural de la ciudad y en el Carnaval. 

Es así como se empieza hablar entonces de Casas Distritales de Cultura con el objetivo de crear un mayor sentido de identidad y pertenencia por parte de la comunidad en los procesos culturales y en las expresiones artística de la ciudad, y desde entonces, no se ha detenido el trabajo. Estas casas siguen construyendo su historia día a día.

Una revisión de la memoria institucional del programa de las CDC nos presenta el siguiente recorrido: 

1996 —1999: 

Por medio del Programa Plan Padrino, se convocaban niños y niñas de diversas localidades en la sede de Alianza Francesa, con la finalidad de promover la participación comunitaria, el acceso a la educación no formal y la movilización social para contrarrestar el flagelo de la realidad violenta de la época en el país, abriéndole paso en Barranquilla al Programa Casas Comunales de Cultura. Por otra parte, el Programa se presenta como un medio para el sostenimiento de los artistas de la ciudad. 

2000 — 2003: 

En este período se observó el crecimiento en el número de Casas Distritales de Cultura y por tal razón el trabajo de cada uno de los instructores que debía cubrir entonces entre 3 y 4 casas.

En esos momentos la oferta era de Música, Teatro, Literatura, Danza y Artes Plásticas. 

Los puntos de la ciudad en los que funcionaban estas Casas Distritales de Cultura eran: Las Flores, El Pueblo, Ciudad Modesto, 7 de abril, Simón Bolívar, Rebolo, La Luz, La Chinita, La Manga, Nueva Colombia, Ciudadela, Lipaya, La Pradera, Tcherassi, El Bosque, La Ceiba, California y Los Olivos (18 casas). 

2004 — 2007: 

En este período se destacan aspectos positivos como una recuperación de la visión del proyecto, caracterizándose por la reconstrucción de tejido social y la realización de diagnósticos socioculturales en las comunidades beneficiarias.

Se resalta la importancia del rol de los coordinadores artísticos, se aumenta a 33 el número de Casas Distritales de Cultura y se emprende la realización de jornadas de capacitación de actualización pedagógica.

Se abren nuevos talleres dirigidos a la población discapacitada y desplazada.

Puntos: Las Flores, San Salvador, Montecristo, Cárcel del Bosque, Cárcel del Buen Pastor, Santuario, Juan Mina, Buenos Aires, Los Olivos, Lucero, Centro de Rehabilitación para el Menor Infractor El Oasis, Magdalena, La Playa, Iglesia María Auxiliadora, Juan Mina, Campito, Alboraya, Ciudadela (UNICAF), Pinar del Río, Villanueva, Simón Bolívar, El Bosque, Malvinas, Las Nieves, Rebolo, La Libertad, Los Pinos, La Paz, Buena Esperanza, Las Américas, La Luz, Lipaya y Rosario (33 casas).

2008 — 2011: 

Institucionalmente la entidad territorial de cultura cambia de naturaleza pasando de Instituto Distrital de Cultura a Secretaría Distrital de Cultura, Patrimonio y Turismo. Con la apertura en 2009 del programa Portafolio de Estímulos, se generan nuevos canales de participación ciudadana y se inició un proceso de formación y capacitación a instructores.

Se articula el programa con políticas públicas de población vulnerable (Afro – Discapacitados – Desplazados – Etnias) junto con el Plan Distrital de Cultura, reorganizando el programa por localidades, siendo los puntos referenciales de intervención los siguientes: Riomar, Norte Centro Histórico, Suroccidente, Suroriente y Metropolitana.

En ese momento la oferta cultural se concreta en áreas artísticas así:

Artes plásticas: Artesanías, Caricatura y Bisutería Audiovisuales: Fotografía

Danza: Folclórica, Contemporánea y Rumba terapia (3era edad)

Música: Folclórica, Vientos, Guitarra y Técnica Vocal (2009)

Teatro: Creación de Títeres y Lenguaje no verbal

Los puntos de intervención durante este período alcanzaron 42 sedes con cobertura en 34 barrios.

2012 – 2015:

Es preciso anotar que en el marco de las últimas dos administraciones distritales el programa Casas Distritales de Cultura ha recibido un importante y creciente impulso y respaldo. Así, por ejemplo, en 2013 se duplicó el número de Casas hasta alcanzar en 2015 la cifra de setenta y cinco puntos de intervención repartidos en las cinco localidades del Distrito. 

Se duplicó el número Casas hasta alcanzar la cifra 75 puntos de intervención repartidos en las cinco localidades del Distrito. El programa es reconocido como el proceso de mayor crecimiento en intervención sociocultural de la ciudad, enfocado en las expresiones artísticas propias y la recuperación del tejido social en los entornos de influencia. 

Con el acompañamiento de los orientadores, se comienza a aprovechar el potencial existente en los barrios y se posiciona el programa como oportunidad para todos aquellos que desean desarrollar sus habilidades artísticas, capacidad laboral y la creación de espacios incluyentes. 

2016 – 2019:

Se hizo un gran esfuerzo para poner a funcionar nuevas casas, sobre todo en los diecisiete barrios con mayores índices de inseguridad. Pero, así como crecieron los puntos de intervención, también lo hizo la oferta de modalidades artísticas, las cuales responden a las preferencias de las comunidades, en especial a su acervo cultural. 

En este momento se ofrecen 22 modalidades que incluyen las áreas de: Artes escénicas; Artes plásticas; Artes y oficios; Música; Danza; Literatura, Maquillaje. 

Un total de 185 orientadores pedagógicos especializados en sus respectivas áreas, entre los que se encuentran portadores de las tradiciones de nuestro folclor, transmiten a más de veinticinco mil barranquilleros de todas las edades sus conocimientos, en tanto generan espacios para la construcción de ciudadanía cultural propiciando encuentros intergeneracionales que fortalecen el núcleo familiar.

En el 2016, el programa de Casas Distritales de Cultura inició con 75 puntos de intervención y un total de 13.875 beneficiarios, pero ya para para el año 2019 alcanzó el máximo aumento de todo su proceso histórico llegando a 32.378 beneficiarios, siendo la mayor cobertura alcanzada a la fecha, lo que permite generar de manera sostenida procesos de desarrollo cultural y mejorando la calidad de los servicios formativos ofertados.

El programa Casas Distritales de Cultura se ha convertido en una alternativa educativa no formal en torno a las artes de alcance popular y comunitario en Barranquilla.

2020 – actualmente:

Porque la verdadera manera de transformar una sociedad es a través de la cultura y la educación, especialmente en un país como el nuestro en el que la reconciliación es un tema fundamental y la mejor manera de recuperar ese tejido social y generar confianza es precisamente a través de los procesos culturales.

El programa de Casas Distritales de Cultura ha logrado no sólo impartir conocimiento para todos en el campo artístico, también se ha convertido en fuente de generación de empleo y un gran espacio, para que nuestros adultos mayores se sientan útiles para la sociedad.

El factor más importante del programa institucional Casas Distritales de Cultura es su talento humano, representado en el equipo de coordinadores en diferentes áreas, orientadores pedagógicos, socializadores, equipo psicosocial y apoyo administrativo. Este equipo tiene como objetivo general fortalecer y darle sostenibilidad al desarrollo social y comunitario, y el emprendimiento artístico y cultural de los beneficiarios y participantes del programa Casas Distritales de Cultura.

CASAS DISTRITALES DE CULTURA – METODOLOGÍA VIRTUAL

Sin embargo, frente a los cambios suscitados mundialmente por causa de la aparición del COVID-19, este equipo proyectado inicialmente encaro modificaciones que permitieron mantener la seguridad y las condiciones de bioseguridad, tanto para el equipo Casas Distritales de Cultura como para los beneficiarios que acceden a los servicios del programa, volándose a una era de oferta virtual con las de 400 talleres con distintas temáticas por semana. 

Se debe tener presente que las principales estrategias para combatir la propagación masiva y desmedida de este virus están basadas en el aislamiento preventivo, el distanciamiento social, el uso de criterios y protocolos de bioseguridad, la cancelación de eventos de gran concurrencia y el tratamiento médico intensivo para los contagiados. Frente a esta pandemia, se han publicado de parte de los Gobiernos Nacional y Local, una serie de directrices, acuerdos y decretos que guían el proceder de programas como Casas Distritales de Cultura, para la promoción de la prevención y evitar la propagación del nuevo coronavirus. 

El programa Casas Distritales de Cultura se rige por un eje fundamental de formación artística y cultural bajo las directrices y la misión de los proyectos sociales y educativos a nivel nacional. De ahí que las acciones de este componente del programa se acojan a lo establecido en la Circular Conjunta N. 11 del Ministerio de Educación Nacional – Ministerio de Salud y Protección Social con fecha del 9 de Marzo y la Circular N. 001 con fecha del 14 de marzo de 2020 del Ministerio de Cultura, dentro de las cuales se establecieron los lineamientos de prevención de la propagación del COVID-19, en espacios de uso cultural como las Casas Distritales de Cultura, con el fin de atender las medidas de prevención implementadas por la Presidencia de la Republica.

Teniendo en cuenta esta situación el rediseño de actividades y redistribución de horarios, de manera que pueda ofrecerse un servicio a la comunidad de beneficiarios y a la ciudadanía en general durante el aislamiento preventivo y a partir de las características de lo que se ha denominado ¨nueva normalidad¨ donde priman los cuidados personales, el distanciamiento social y el uso de experiencias en formatos virtuales o remotos, con el fin de llegar a la comunidad para seguir llevando la oferta cultural de la ciudad sin poner en riesgo la salud de los ciudadanos.

Hoy son entonces más de 25 mil beneficiarios no solo de las cinco localidades de la ciudad de Barranquilla, sino a nivel regional, nacional e internacional quienes se han inscrito y hacen parte del inmenso grupo de beneficiarios de los talleres virtuales ofrecidos diariamente, que participan en este programa en 7 modalidades artísticas de las que se desprenden 22 talleres, así:

• Artes Escénicas: Teatro.

• Artes Plásticas: Dibujo y Pintura.

• Artes y Oficios: Bisutería y Accesorios, Confección Artesanal, Madera, Reciclaje y Manualidades, Semillas y Frutos, Tejido.

• Danza: Folclórica, Libre y Urbana.

• Literatura: Lectoescritura.

• Maquillaje.

• Música: Ensambles, Guitarra, Iniciación Musical, Instrumentos de Vientos y Percusión.

Última actualización: