Dora Esther Muñoz Escobar

Es uno de los más de 400 guardaparques de la Agencia Distrital de Infraestructura (ADI) al servicio de la ciudad. Para ella, trabajar en el mantenimiento y conservación de los espacios públicos es algo que la llena de alegría, porque sabe que contribuye a que las familias barranquilleras puedan disfrutar de un ambiente limpio y agradable en los parques de la ciudad.

Dora Muñoz

Conócela a través de 10 destacados:

· Labora para la alcaldía desde hace 16 años, de los cuales 11 fueron dedicados a labores de servicios generales en los colegios distritales y los últimos 5 como guardaparques.

· Se declara una enamorada de la naturaleza, por eso disfruta al máximo sus labores de guardaparques.

Hablarle a las plantas, verlas crecer, me llena de orgullo y satisfacción, ya que embellecen el lugar y brindan tranquilidad

· El momento de su jornada laboral que más se disfruta es cuando riega las plantas, ya que así ayuda al crecimiento y nutrición de las zonas verdes.

· Enfatiza en que las plantas son seres vivos y merecen un trato de amor, respeto y un sistema de riego en su justa medida, de acuerdo a las necesidades de cada planta.

· Tiene 54 años, se convirtió en madre por primera a vez a los 20, hoy es una madre soltera y orgullosa de sus hijos, José Junior y María Fernanda.

· Su mayor satisfacción es haber podido, sola, sacar adelante a sus hijos, haberles podido brindar una buena calidad de vida, a través de su trabajo y dedicación.

· Actualmente vive con su hija, una hermana y una sobrina, con quienes disfruta pasar tiempo en familia, después de finalizar sus jornadas laborales.

· Una virtud que la define es la lealtad, porque dice que conlleva a ser agradecido y transparente, su color favorito es el azul, su plato predilecto es el arroz con lisa y la música que prefiere escuchar es cualquiera que sea romántica.

· Cada vez que tiene la oportunidad invita a todos a convertirse en un héroe ambiental, cuidando los jardines públicos, velando por el cuidado de los espacios y siendo responsables con los desechos de nuestras mascotas.

A Dora, ni siquiera las fuertes temperaturas de Barranquilla la detienen a seguir trabajando por la construcción de una ‘Biodiverciudad’ de talla mundial, por lo que ser parte del equipo de la Alcaldía de Barranquilla se ha convertido en una condición especial de su vida.