María Angélica González Machuca

Barranquillera, administradora de empresas de la Universidad de la Costa, se desempeña como Técnico Operativo en la Gerencia de Control Interno de Gestión. Desde su cargo realiza los seguimientos a las solicitudes de entes de control enviadas a todas las dependencias de la Alcaldía, monitoreo y control de las asignaciones de solicitudes internas de la dependencia. Además, de apoyo en las rendiciones de cuentas, audiencias públicas y planes institucionales.

A sus 29 años se siente agradecida con Dios por haber podido cumplir sus proyecciones personales “este ha sido mi primer y único empleo, ingresé a la Alcaldía recién cumplí mis 18 años”, afirma.

En los 11 años que lleva trabajando en la entidad, confiesa haber creado verdaderos lazos de amistad en las diferentes dependencias donde ha laborado: estoy  convencida de que puedes encontrar muchos amigos en cualquier lugar, mientras tú des lo mejor de ti, siempre encontrarás a alguien que te responda de la misma manera, no digo nombres porque se ponen celosos, (risas).

Las 10 cosas que no conocías de María Angélica

  1. Madre de 3 niños, David, de 8; Juan Pablo, de 4; y Santiago José, de 1 año.
  2. En sus ratos libres practica crossfit, disciplina que la apasiona.
  3. Confiesa gran debilidad por un plato de mariscos.
  4. Sus tres hijos y su familia son su motivación, es la segunda de tres hermanos.
  5. Casada con Édgar Callejas, hace 4 años; abogado de profesión dice que es su único amor ya que tienen una relación hace 13 años.
  6. Sueño cumplido: haberse graduado de profesional, realizar su especialización y haber podido viajar al exterior con su familia.
  7. Sueño por cumplir: que su hijo mayor llegue a las grandes ligas del béisbol.
  8. Virtud: la empatía, reconoce que siempre termina poniéndose en los zapatos de los demás, aunque pueda verse perjudicada.
  9. Defecto: Se considera una persona impuntual, aunque asegura trabajar día a día en ello para mejorarlo.
  10. Aunque no cocina muy a menudo, cuando lo hace se apasiona, lo que mejor le queda son las pastas.