La CAF destaca liderazgo de Barranquilla en la conformación de la red latinoamericana de biodiverciudades

Con éxito culminó el Foro de la Red de Biodiverciudades de América Latina y el Caribe que se llevó a cabo en Ushuaia, Argentina.

Al concluir la agenda del Foro de la Red de Biodiverciudades de América Latina y el Caribe, el presidente ejecutivo del Banco de Desarrollo de América Latina – CAF-, Sergio Diazgranados, destacó al alcalde de Barranquilla, Jaime Pumarejo Heins, por su liderazgo en la conformación de esta red y planteó tres grandes retos y planes de acción que surgieron a partir del encuentro que se llevó a cabo en Ushuaia, Argentina.

“Queremos que esta red tenga un alcance global, que lleve la voz de los alcaldes a una conversación mundial. El alcalde Jaime Pumarejo es un líder, no solo de su ciudad, sino del Caribe colombiano. Estuvimos hablando de los desafíos que tiene la región como un todo. Tenemos esta idea de poder articular más la gran cuenca del Caribe, las Antillas menores y las Antillas mayores, toda la zona del Caribe continental, porque parece mentira que en el siglo XIX teníamos más comercio, más flujos que en los últimos 70 años, donde nos hemos desconectado completamente del Caribe, y la idea es poder hacer nuevas inversiones, nuevas alianzas que permitan aumentar el flujo, de manera que la región siga teniendo un mayor dinamismo”, precisó el directivo de la CAF.

Diazgranados también se refirió a los tres retos que surgieron a partir de la conformación de la red: “Hoy lo que estamos haciendo es generando una plataforma para, primero, originar nuevos proyectos basados en la naturaleza; segundo, poder estructurar esos proyectos, y tercero, poder financiarlos y movilizar aliados para nosotros, pero esto además hay que hacerlo con una base científica y tenemos un socio científico clave aquí que es el Instituto Humboldt, con el que estamos construyendo esta red”.

La apuesta decidida de Barranquilla en la ejecución de programas medioambientales que llevan a la preservación de los recursos naturales y la lucha contra el cambio climático ha permitido que se consolide como la primera biodiverciudad de Colombia. Así se ratificó durante la participación del alcalde Jaime Pumarejo en el Foro de la Red de Biodiverciudades de América Latina y el Caribe.

La participación de Barranquilla

Durante el conversatorio denominado ‘A un año de Barranquilla: reafirmando el compromiso de articular el trabajo en red en toda la región’, el mandatario dialogó con sus homólogos de Córdoba, Argentina; Cuenca, Ecuador, y La Palma, El Salvador, sobre el camino a seguir para avanzar en la transición hacia un modelo de gestión urbana sostenible y la participación de todos los territorios en la toma de decisiones en la lucha global contra el cambio climático.

“La red de biodiverciudades tiene una connotación política increíble porque aquí estamos diciendo que, desde el sur, escuchando a nuestra gente, viéndola sufrir las consecuencias del cambio climático, tenemos que salir a decir en unísono que hay que cambiar las maneras. Necesitamos tener una posición y un puesto directo en la mesa donde se toman las decisiones porque estamos viviendo las consecuencias”, expresó el alcalde Pumarejo.

El mandatario de los barranquilleros señaló en su intervención que lo más importante de esta red es ser la voz de Latinoamérica de una manera pragmática y seria en donde cada uno de los miembros pueda llevar esa voz hacia quienes hoy están causando la mayor crisis climática del mundo.

“Esta red tiene que ser la voz de Latinoamérica ante el mundo y no hay nadie mejor que un alcalde que escuche para que sepa interpretar las necesidades de nuestra población. Tenemos una oportunidad increíble en este siglo, el siglo de la biodiverciudad y de la naturaleza, y es que nosotros sí tenemos un tesoro que hemos protegido, y hoy la solución es basada en la naturaleza, en el ecoturismo y la apropiación del medio ambiente, que  tiene que estar al centro”, dijo Pumarejo.

El alcalde agregó que esta es una gran oportunidad de confirmar una red que tiene que tener una base sólida desde la comunidad, en la cual “nos apropiamos de nuestro entorno y lo empecemos a aprovechar”.

De igual manera, el mandatario presentó una de las acciones que se están implementando en la ciudad para la preservación del medioambiente, con la recuperación integral de la ciénaga de Mallorquín, que tiene 1.000 hectáreas de extensión, lo que ha permitido demostrar que Barranquilla no solo es reconocida como epicentro cultural y económico, sino que suma el componente ambiental.

“Empezamos un proyecto que se llama el Ecoparque ciénaga de Mallorquín, en donde estamos cambiando la manera como vivimos nuestro territorio. Nos dimos cuenta que no solo somos epicentro cultural y económico, sino que alrededor nuestro está el mar Caribe, está la ciénaga de Mallorquín, está un complejo manglar que recibe migración de aves de todo el hemisferio, y luego que somos la desembocadura del río Magdalena, que le da vida al 70 % de nuestro territorio, donde muchos de los ríos desembocan”, concluyó.

Sobre la red

En este encuentro, autoridades locales y líderes de diferentes ámbitos contribuyen en la articulación de la red de ciudades comprometidas con la naturaleza y el impulso de una política urbana inclusiva, productiva y sostenible, al tiempo que exploran opciones de apoyo que faciliten la transición hacia un modelo de desarrollo territorial que esté en sintonía con la biodiversidad local.

A un año de haberse declarado en Barranquilla la Red de Biodiverciudades, ya son más de 100 líderes locales los que la integran y promueven de manera activa el concepto entre territorios de la región para impulsar su incorporación efectiva al marco de planificación y gestión local, como eje de una política urbana inclusiva, productiva y sostenible.

El Encuentro de BiodiverCiudades de América Latina y el Caribe, que es organizado por el Banco de Desarrollo de América Latina – CAF-, con el apoyo del Instituto Humboldt y de la Intendencia de Ushuaia, busca consolidar el posicionamiento del concepto de Biodiverciudades a nivel regional y contribuir a articular la red de ciudades comprometidas con una gestión urbana sostenible.