El Metropolitano, un estadio con historia Mundial

Para su inauguración en 1986, el Junior enfrentó en 15 días a las selecciones de Uruguay, Argentina y Dinamarca.

Un 11 de mayo de 1986 fue inaugurado el estadio Roberto Meléndez, mejor conocido como ‘Metropolitano’, y cuya construcción se debía a cumplir dos funciones: la primera era para satisfacer a la gran cantidad de hinchas del Junior, que ya no tenían espacio en el Romelio Martínez; la segunda para ser uno de los escenarios del Mundial de 1986, que iba a ser en Colombia pero que finalmente el entonces presidente del país, Belisario Betancur, rechazó e hizo que se trasladara a México.

Ya son 34 años de que el ‘Coloso de la Ciudadela’ lleva acompañando, no solo a los barranquilleros, pero a todo el país en diferentes eventos. Finales del fútbol colombiano, Mundial Sub 20, Juegos Nacionales, Juegos Centroamericanos y del Caribe, casa de la Selección Colombia clasificando a los Mundiales de 1990, 1994, 1998, 2014 y 2018, sede del grupo de la ‘Tricolor’ en la Copa América 2001 y de la final del próximo certamen continental (2021), albergando la pelea de Miguel ‘Happy’ Lora por el título gallo del Consejo Mundial de Boxeo, conciertos musicales y mucho más. Lo que es bastante curioso es que aquí el Junior, a pesar de sus 12 títulos oficiales, solo ha ganado dos estrellas ligueras (1993 y 2010) y una Copa Colombia (2017).

Pero bien, por un lado hay que decir que el estadio Metropolitano debe su nombre al ex futbolista Roberto ‘El Flaco’ Meléndez. Sin embargo, no fue hasta 1991 que el periodista Chelo de Castro propuso que el escenario llevara el nombre de quien fuera la estrella del Juventud Junior (primer nombre del equipo) y de la Selección Atlántico en la década de 1930, primer técnico del cuadro ‘rojiblanco’ en el profesionalismo (1948, subcampeón) y primer jugador colombiano en jugar en el exterior, cuando en 1939 fue contratado por el Hispanoamericano Centro Gallego de Cuba. Sin duda un gran reconocimiento a uno de los mejores jugadores (el mejor para muchos cronistas de la época) de nuestro país en sus inicios.

No hubo Mundial pero nos trajimos una parte

Pero lo cierto es que el Metropolitano y toda su magnitud (iba a ser un escenario de 70.000 espectadores y terminó siendo de 65.000 por unas dificultades; hoy es de 46.000 tras colocarle silletería para el Mundial Sub 20 del 2011), tenía la firme intención de ser una de las sedes fuertes del Mundial de fútbol de 1982, luego de que Colombia fuera elegida para albergar esta cita en 1974.

Entre las exigencias de la FIFA estaba la de tener 12 estadios con capacidad mínima de 40.000 espectadores, cuatro con capacidad de 60.000 y dos con capacidad de 80.000. En 1982 el presidente de la República, Belisario Betancur, confirmó que no podían cumplir con lo solicitado y dieron un paso al costado. México pidió ser la nueva sede y así se convirtió en el primer país en repetir Mundial, luego de haber organizado el de 1970.

Sin embargo, los barranquilleros no se quedaron con las ganas de disfrutar algo del Mundial, ya que para la inauguración de este majestuoso escenario tuvieron un triple banquete gracias a la gestión del entonces presidente del equipo, Alberto Pumarejo, abuelo del hoy alcalde de Barranquilla, Jaime Pumarejo.

La garra ‘charrua’ cortó la cinta

El primero en decir presente fue Uruguay. La selección ‘Celeste’, comandada por el ‘Principe’, Enzo Francescoli, visitó a Junior para inaugurar el estadio Metropolitano. Precisamente Francescoli fue el encargado de abrir el marcador y decretar el primer gol en la nueva casa ‘rojiblanca’ a los 62 minutos de juego desde el punto penal. Jorge Da Silva aumentó la cuenta y luego el barranquillero José ‘Perilla’ Angulo descontó, para anotar el primer gol de nuestro equipo en este escenario.

De Barranquilla pal’ mundo

Cuatro días más tarde el turno fue para Argentina, quien unas semanas después se coronaría campeón del mundo. La ‘Albiceleste’ vino exclusivamente desde México, donde ya estaba concentrada, para jugar este amistoso. Diego Maradona, Jorge Valdano y todas sus estrellas vinieron al ‘Metro’ para esta fiesta, que terminó siendo un empate sin goles. Es decir, el Junior le empató al campeón del mundo.

A México con escala

10 días después llegaría el tercer y último encuentro de esta inauguración, que prácticamente fue desde el 11 al 26 de mayo. Ahora el invitado era Dinamarca, quien sería sorpresa en la cita orbital al superar en la fase de grupos a la finalista Alemania y a Uruguay gracias a sus figuras Elkjaer Larsen y Michael Laudrup. Ganó sus tres partidos de la fase de grupos, pero con el ‘Tiburón’ no pudo. Fue una igualdad a dos goles gracias a los tantos del ‘Perilla’ Angulo nuevamente y de Rolando Campbell por los colombianos, y del mismo Larsen y Allan Simonsen para los europeos. Nueve días después le ganarían a Escocia 1-0 en su primer partido de la competencia orbital.

Tres partidos contra selecciones que en menos de un mes iban a estar disputando el Mundial que se debió jugar en Colombia, pero que el público barranquillero no se quedó con ganas de poder disfrutar algo de esa magia. Y todo eso fue en el estadio Metropolitano, que hoy cumple apenas 34 años, pero que tiene muchísima historia y es uno de los orgullos de nuestra ciudad.

¡Feliz cumpleaños, ‘Metro’!