Vacuna Emocional, la estrategia que apuesta por la salud mental de los barranquilleros

Este miércoles, el Distrito presentará la iniciativa que aborda integralmente este tema, a propósito del Día Mundial de la Prevención del Suicidio, que se conmemoró el pasado viernes.

Días sin salir de casa, duelos por la partida de familiares, negocios que no pudieron continuar, fueron algunos de los escenarios a los que debieron enfrentarse muchos barranquilleros por la pandemia del COVID-19.

En medio de este panorama nació ‘Vacuna Emocional ¡Hablemos!’, estrategia que arrancó su primera fase en diciembre de 2020, con apoyo del Centro Terapéutico Reencontrarse y el liderazgo de la gestora social Silvana Puello. Se trata de Centros de Escucha, situados en las diferentes localidades de la ciudad, que están integrados por un equipo de psicólogos, trabajadores sociales y psiquiatras, para brindar atención y asesoría personalizada y gratis a los barranquilleros que lo requieran.

Este miércoles, el Distrito presentará a las 9:30 a.m. toda su estrategia en el teatro José Consuegra Higgins.

Las voces de jóvenes y adultos confirman la necesidad del desarrollo de estrategias como Vacuna Emocional en Barranquilla, sobre todo, después de situaciones como la pandemia, que ha puesto en jaque la salud mental de millones de personas en todo el mundo.

Lo confirma Daniela Espitia, una joven barranquillera de 19 años, que asegura que el encierro que generó la pandemia ha sido el recuerdo más fuerte que ha vivido. De igual manera lo atestigua Leydys de La Hoz, una mujer con hijos adolescentes, que explica que han sido muchos momentos duros y que cuenta que, a pesar de que  a su familia no le ha tocado, ha perdido a muchos amigos y allegados.

“Vivir en una casa pequeña, tantas personas allí encerradas por varias semanas, y sin tener trabajo es algo difícil”, dijo Daniela.

“Esta estrategia de Vacuna Emocional sería bueno que todos la conocieran, ya que esta pandemia de cualquier manera nos tocó a todos”, concluyó Gleydys.

Otro de los datos que demuestran la necesidad de iniciativas que trabajen por la salud mental de los barranquilleros es que, de acuerdo con los datos suministrados por el Registro Único de Afiliados SISPRO-RUAF, en lo corrido del presente año se reportaron 29 casos de suicidios en la ciudad, mientras que en el año 2020, en total se registraron 23 casos.

Se desprende de los estudios profesionales que las razones encontradas están asociadas a enfermedad física o mental, conflicto de parejas, situaciones escolares, abuso de sustancias y alcohol, problemas económicos y muerte de un familiar o amigo.

Sobre la Vacuna Emocional, que en la actualidad avanza en su segunda fase, el secretario distrital de Salud de Barranquilla, Humberto Mendoza, explica que son una medida sencilla, práctica y factible para hablar con los barranquilleros.

“Ningún problema puede ser superior a las ganas y el deseo de vivir, las dificultades son para resolverlas y, por eso, queremos aprovechar para encontrarnos con los barranquilleros, escucharlos y orientarlos”, precisó Mendoza.

El desarrollo de la Vacuna Emocional se da, además, de manera articulada e integral. Tras ser atendidos en los Centros de Escucha y, si es necesario, se interactúa con las instituciones especializadas dispuestas por la EPS donde se encuentre afiliado el ciudadano, activándose de inmediato la ruta de atención.

Aplicación de la Vacuna Emocional fase II

Gracias a la acogida de la estrategia y los aportes significativos de brindar atención en las cinco localidades, en el 2021 nuevamente se activa y de manera más amplia. En esta oportunidad son 7 carpas o Centros de Escucha, ubicados de la siguiente manera:

  • Parque Tomás Suri Salcedo.
  • Barrio La Paz, plaza Paloquemao.
  • Bulevar Villa Carolina.
  • Centro Comercial Metrocentro.
  • Estadio Édgar Rentería.

Además de estos puntos establecidos de manera permanente, se contará con dos puntos móviles o itinerantes que se desplazarán por sitios de gran afluencia de ciudadanos, tratando de cubrir las localidades Suroriente y Suroccidente.

Quienes deseen tener mayor información sobre la Vacuna Emocional y sus ubicaciones pueden comunicarse a la Línea de la Vida 339 99 99, disponible las 24 horas del día atendiendo en la prevención del suicidio e interactuando con las EPS e IPS para brindar la atención requerida.

La gestora social Silvana Puello aseguró sobre esta nueva fase: “Hoy queremos mostrarles a los barranquilleros los puntos de Vacuna Emocional en los que podremos encontrar apoyo profesional para conversar. Los puntos son espacios confiables y seguros para hablar y que nos escuchen sobre nuestras emociones, sirven de respiro para lo que necesitamos”.

A su vez, la subdirectora científica del centro Reencontrarse, Daniela Isaac, indicó: “En nuestra primera fase de Vacuna Emocional tuvimos una gran acogida con más de 2.000 participantes, nos pudimos dar cuenta de que el 30% correspondía a problemas de ansiedad y depresión. También, logramos el cierre del 70% de los casos atendidos, en los que nos pudimos dar cuenta de que los principales motivos de las tamizaciones fueron por estrés económico, problemas de sueño, violencia intrafamiliar, ansiedad y depresión”.

Salud mental, un enfoque total desde el Distrito

La reducción de barreras de acceso ha sido fundamental, mediante el fortalecimiento de un modelo de atención en salud mental que permite evitar o reducir demoras en la prestación de servicios de salud, garantizando una atención integral a los trastornos mentales y los eventos asociados.

A nivel educativo se articula el trabajo institucional de la Secretaría de Salud y la Secretaría de Educación, con acciones dirigidas a adolescentes y jóvenes entre 10 y 17 años.

En esta estrategia, se promueven habilidades comunicativas, y se abordan otros temas, además de la prevención del suicidio, situaciones de riesgo como el bullying, el acoso sexual, el sexting, el cutting y otras violencias presentes en el ámbito escolar.